IGLESIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es del siglo XVI, como la mayoría de las que se conservan en la provincia de Cuenca, debido en gran parte a la bonanza económica que en dicho siglo tuvo nuestra región, debida en gran parte al auge de la ganadería, cuya importancia fue vital debido a la Mesta, asociación ganadera que regía desde tiempos de Alfonso X el sabio, el tránsito de ganados, la trashumancia y el mercado de la carne y de la lana a nivel nacional, exportando a gran parte de Europa, nuestros productos. Más de dos millones de cabezas de ganado realizaban, cada año, la trashumancia desde la sierra hasta Andalucía, Murcia y el Valle de la Alcudia.

Este florecer económico hizo que se construyesen muchas de las iglesias de nuestros pueblos que, tras ser repoblados y aumentar su número de habitantes, necesitaban templos mayores para el culto, ya que la mayoría de las iglesias anteriores, probablemente románicas, eran pequeñas.

La iglesia actual de Huerta levantada sobre otra románica, se comenzó a construir a mediados del siglo XVI, haciéndose en este primer periodo la cabecera. Tras un paréntesis de duración y causa desconocida en el que se paralizaron las obras, probablemente debido a la muerte de su mecenas, don Diego Ramírez de Villaescusa (quizá la más verosímil), a las malas cosechas o al gasto del presupuesto inicial, se reanudaron varios años después, pero lo hicieron con unas trazas distintas. Se puede apreciar perfectamente a simple vista que la sillería, ventanas y la traza general, está realizada en dos partes diferenciadas. La torre y la mitad de la iglesia presentan una fábrica exterior de gran calidad, mientras que la cabecera es de mampostería.

Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia

En 1569 se estaban levantando la nave y la torre. En el archivo Diocesano, en los libros de visitas, que los visitadores diocesanos realizaron a Huerta en esas fechas, hay algunas notas recogidas a lo largo de más de 200 años que nos hablan con precisión del estado de las obras. La iglesia se hizo por partes. Puede que empezase a construirse sobre otra anterior más pequeña. En el exterior quedan señales de edificación, sobre todo cerca de la cabecera, que indican que hubo un edificio más antiguo con trazas distintas. Otra posibilidad es que se empezara a construir y por causas que desconocemos se abandonaran las obras por falta de presupuesto, o cabe incluso la posibilidad de que se hundiera y pasado un tiempo se construyera de nuevo aprovechando lo que podía servir.

Se habla en los documentos de visitas del obispado que la iglesia tiene la capilla delantera aprovechable, que el retablo es de pincel viejo, es decir antiguo, y que lo demás se está haciendo de nuevo. Esto refuerza la idea de que la iglesia actual se empezó a levantar sobre otra anterior, aprovechando las partes válidas que había, pero con trazas distintas.

Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia

La descripción actual en el exterior es parte de mampostería, con cadenas de sillares a los pies de la iglesia, incluida la torre y hasta rebosar la portada, que está bajo arco triunfal alto, de medio punto, apoyado sobre dos contrafuertes que forman una bóveda de cañón con casetones y5nb de impostas resaltadas mediante molduras. La puerta interior es un arco de medio punto con dovelas molduradas hasta las impostas y en éstas, en sentido horizontal hasta los contrafuertes. La torre es de tres cuerpos con cuatro huecos para las campanas. En la cabecera cerca de la portada y entre dos contrafuertes, el escudo del obispo Ramírez de Villaescusa.

El interior es de una sola nave de planta rectangular. Presbiterio absidal de cinco lados. El arco triunfal de acceso al presbiterio está apoyado en columnas adosadas. Los arcos fajones dividen en tres tramos la nave de la iglesia, apoyadas en columnas toscanas adosadas al muro.

Otro dato importante de la iglesia, visible ahora solo desde el exterior, es la puerta cegada que corresponde a la "puerta de los difuntos". Por ella se accedía al cementerio, que generalmente, estaba situado en la parte norte de las iglesias y que, en muchas de ellas, aún perdura.

Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia Imagen de la iglesia

La bóveda es de medio cañón con lunetos, construida en tiempos del obispo Solano en 1782. En el primer tramo, se abre una capilla de planta cuadrada con una cúpula de media naranja sobre pechinas y con arco de entrada de medio punto, y sobre su clave, una cruz enmarcada.

Bajo el coro, una capilla con arco de medio punto en su entrada, y una bella bóveda de crucería. Antiguamente se accedía a él por una larga escalera adosada al muro izquierdo de la nave, junto a la pila del agua bendita, que tras una remodelación, de los años sesenta, desapareció, dándole acceso por el interior de la capilla. En el coro, un ventanal de arco abocinado con baquetones del siglo XVI; reminiscencias del gótico.

Los suelos solían ser de yeso y arena, pero el primitivo de la iglesia de Huerta era de ladrillo. Ha tenido varias remodelaciones en los últimos años, habiendo encontrado enterramientos en el altar mayor, nave y capilla, aunque no se han realizado estudios sobre los mismos.

La pila bautismal es de cemento con pie de base de columna gótica del siglo XVI; la de entrada de gallones.

En orfebrería, según el Catálogo Monumental de la Diócesis de Cuenca, cuenta con una custodia de metal dorado de pie ovalado, un cáliz dorado con gallones de resalte y cerquillo de refuerzo en la copa, y un cáliz de decoración liso sin nada especial.

Escudo de Huerta de la Obispalía
Enlace jccm
Enlace diputación de Cuenca